Cómo tener y criar mariquitas en casa en 3 sencillos pasos

Cómo tener y criar mariquitas en casa en 3 sencillos pasos

El pulgón está machacando esa planta tan mona que tienes en el balcón o las hortalizas de tu huerto urbano. Te da un poco de miedo pulverizar a diestro y siniestro con ese insecticida «para todo» que compraste. Porque ese «para todo» incluye abejas, arañas y otros bichos beneficiosos, tienes niños pequeños o mascotas o no te da mucha confianza comerte tu lechuga después de rociarla con eso.

Pues tienes que saber que muy cerca tienes un animal precioso que solucionará tu problema. Se trata de la mariquita y hoy aprenderás cómo tener y criar mariquitas en casa, de manera fácil, en 3 sencillos pasos. También conocerás todas las ventajas que supone para tus plantas, tu familia y para ti (tengas o no pulgón).

¿Me acompañas en la construcción de este mariquitario, mariquitarium, granja o terrario de mariquitas?

Ventajas de tener mariquitas en casa

¿Mariquitas en casa? Para observar insectos, lo típico sería comprarse un hormiguero de esos que venden en las jugueterías y a correr, ¿no?

Bueno, pero es que además de observarlas, criar mariquitas en tu casa tiene otras ventajas:

  • Tendrás la mejor «arma» biológica para controlar al pulgón: las mariquitas (sobretodo las larvas) son unas depredadoras voraces de estos pequeños insectos que sí o sí atacarán tus plantas alguna vez.
  • Evitarás el usos de insecticidas: como las mariquitas se comerán al pulgón, ya no necesitarás usar plaguicidas. Más respetuoso con el medioambiente no podrás ser, además de contribuir a la biodiversidad (no te llevarás por delante, además de al pulgón, a otros animales beneficiosos).
  • Aprenderás sobre el ciclo vital de algunos insectos: concretamente, de los insectos que hacen la metamorfosis.
  • Favorecerás la curiosidad, capacidad de observación, paciencia y respeto por la naturaleza de los más pequeños: si tienes niños o niñas cerca (hijos, nietos, sobrinos…), tener un mariquitario del que responsabilizarse es una tarea sencilla para ellos y que les puede reportar muchas alegrías. Y de paso aprenden sin darse cuenta.
Mi primer mariquitario. Foto: Mireia Querol

Porque tú, como adulto, ¿habías visto alguna vez una larva de mariquita? ¿Te habías incluso llegado a plantear que las mariquitas pasan por una metamorfosis?

Pues libérate de tus prejuicios y no encasilles esto como una tarea para niños: construye tu mariquitario siguiendo estos 3 sencillos pasos, tengas la edad que tengas.

cicle vital marieta mariquita coccinella septempunctata mireia querol
Ciclo vital de la mariquita de siete puntos. Foto: Mireia Querol

Material para construir tu mariquitario

Todos los materiales necesarios son baratos (o gratis) y seguramente los tengas ya en casa.

material necessari fer hacer mariquitarium terrario mariquitas terrari marietes mireia querol
  • 1 recipiente o caja con tapa. Es mejor que sea transparente (para poder verlas mejor y no alterar su ciclo diario), aunque también puede ser una caja de cartón, por ejemplo, de zapatos. Yo te recomiendo: un táper viejo, una caja de bombones de Ferrero Rocher o un envase de plástico de fruteria (como el de la foto). Si quieres algo más «pro» puedes comprar un pequeño terrario con tapa que permita respirar.
  • Papel film transparente: si no tienes un recipiente con tapa, lo puedes usar para taparlo (y además, es más fácil de agujerear: ¡las mariquitas tienen que respirar!).
  • Papel de cocina: para poner en la base y facilitar la limpieza. Si quieres un toque más natural y bonito, puedes usar fibra de coco, un sustrato vegetal que se vende en tiendas de jardinería. También puedes usar tierra que sepas que no contiene ninguna sustancia que pueda perjudicar a la mariquita (ojo con el «sustrato universal» que lleva abonos y otros añadidos).
  • Palos, piedras: para utilizar como decoración. Es opcional, pero le da un toque chulo.
  • Huevera de cartón y papel: para dar refugio a las mariquitas, aumentar la superficie para la puesta de huevos y para que puedan caminar más. Quizá necesites tijeras para recortar la huevera.
  • Palillo o clavo: servirá para agujerear el film o la tapa de plástico. Ten en cuenta que es probable que tengas que calentar el clavo para traspasar plásticos duros, lo que añade dificultad.

Pasos para hacer tu terrario de mariquitas

1. Construye el mariquitario con todo el material

1. Pon en la base del recipiente el papel de cocina, la fibra de coco (seca) o la tierra. Si es un plástico de fruta como el de la foto, pon celo por fuera en los agujeros de la base para taparlos.

2. Añade la huevera (si lo necesitas, recórtala) y el papel o cartón plegado en zig-zag y bolas de papel.

terrario mariquitas terrari marietes fer hacer granja mireia querol

3. Pon piedras y palos para decorar. Es opcional, pero si yo fuera mariquita seguramente me gustaría más y no cuesta nada.

terrario mariquitas terrari marietes fer hacer mariquitarium mireia querol

4. Agujerea la tapa. ¡No olvides que tus mariquitas necesitarán respirar! Además, caminan, vuelan y podrían escapar. Si has optado por papel film, con un palillo bastará. Si la tapa es de un plástico más grueso, necesitarás un clavo. Al calentarlo al fuego, será más fácil agujerear el plástico. Recuerda que el metal es conductor del calor, utiliza unas pinzas para no quemarte.

terrario mariquitas terrari marietes fer hacer mariquitarium mireia querol

2. Consigue las mariquitas

Vale, te preguntarás, ¿y ahora de dónde saco mariquitas si vivo en plena ciudad?

¡No pasa nada! Las mariquitas TAMBIÉN viven en la ciudad. Date un paseo por el parque más cercano de tu casa. Si vives en el campo, lo tendrás más fácil. También puedes comprar mariquitas por internet, pero es mucho más gratificante salir a buscarlas.

Una vez en el parque o campo, busca plantas atacadas por pulgón. Verás debajo de las hojas y en los tallos unos pequeños bichos negros, rojos,verdes o amarillos. El aspecto general de la planta tampoco será muy bueno si el ataque es muy grande. Si hay pulgón… cerca habrá mariquitas. Lo más probable es que encuentres una de las más comunes, la mariquita de siete puntos (Coccinella septempunctata).

larva mariquita pulgon criar en casa
Estos pulgones negros y amarillos no saben la que les espera con la larva de mariquita al acecho. Foto: Mireia Querol

¿Cómo las reconoceré?

Gracias a la foto de su ciclo vital que has visto al principio, ya sabes como son las larvas, adultas y pupas. Es cuestión de paciencia y observación. Cuando las encuentres, acerca un pequeño recipiente donde puedan respirar y empújalas dentro (mejor que agarrarlas para evitar aplastarlas sin querer). Ni pican, ni son venenosas, ni muy rápidas, así que seguramente tendrás éxito.

CUIDADO: la pupas están pegadas a las hojas o tallos. No arranques la pupa de la hoja para no hacerle daño, tendrás que llevarte la hoja entera.

BONUS EXTRA: fíjate en el resto de pequeños insectos o arañas que hay por las plantas mientras buscas las mariquitas y alucina con lo que tenías al lado de casa y nunca habías visto.

3. Alimenta tus mariquitas con pulgón y espera a que se apareen

Una vez en casa, ponlas en tu flamante mariquitario y dales de comer. Cada día necesitarán pulgón en su menú. Esto puede ser complicado de conseguir si no tienes una super plaga en tu casa o acceso a plantas atacadas (en el campo no hay problema, pero mejor no arrancar trozos de plantas del parque de la ciudad o pueblo).

Pon directamente las hojas con pulgón en el mariquitario y mira como van a comer. Para que la hoja viva más y el pulgón no muera (suponiendo que no es comido antes), la puedes clavar en un trozo de papel o algodón húmedo.

Aunque el agua que necesitan la toman de su dieta, si quieres que puedan beber, no hagas como yo en la foto. Mejor pon papel de cocina bastante empapado en un tapón de botella para evitar ahogamientos.

marieta pupa larva adulta mariquitarium marietari terrari marietes vaquitas de sant antonio
Las hojas donde están las pupas en la parte de abajo, se ven más secas porque son de la planta original. El resto son hojas con pulgón (buscadlos en la hoja donde está la larva). Foto: Mireia Querol

¿Y si no encuentro pulgón?

Como solución de emergencia, si no encuentras pulgón, pon papel empapado con agua y un poco de miel en un tapón de botella. Las mariquitas podrán aguantar algunos días pero no debes abusar. Para desarrollarse correctamente necesitan pulgón.

¿De verdad conseguiré que se reproduzcan?

¡Pues claro! Si tienes unas cuantas, habrá machos y hembras. Si las has alimentado correctamente y limpiado de vez en cuando el mariquitarium (pasando un papel húmedo por las paredes y cambiando el papel del fondo), en poco tiempo seguirán sus instintos y pondrán huevos. Son delicados, no los manipules. En breve saldrán las larvas, que luego pasarán a pupa y en una semana aproximadamente saldrán las mariquitas adultas.

ous de marieta vaquita de san antonia catarina mariquillas chinitas
Huevos de mariquita sobre una hoja de pino seca. ¡Imaginad su minúsculo tamaño! Foto: Gilles San Martin

¡ATENCIÓN! Las larvas son mucho más voraces que las adultas. Si se quedan sin alimento, pueden comerse unas a otras y quizá, atacar a las adultas.

¡ATENCIÓN 2! Las mariquitas recién salidas de la pupa estarán un poco inactivas hasta que se hayan endurecido un poco sus alas exteriores (que se llaman élitros). Intenta no molestarlas durante este proceso. Siguen siendo delicadas hasta que sean lo suficientemente duras, no intentes agarrarlas o las podrías aplastar sin querer.

Obsérvalas, disfrútalas y libéralas

Recuerda durante todo el proceso que el bienestar de las mariquitas es lo primero. Si no puedes conseguir suficiente pulgón, libéralas de nuevo en tu balcón, terraza o devuélvelas al parque. Si las larvas te suponen un problema porque se comen al resto, libéralas.

Después de dos días en casa, salieron las mariquitas de las pupas que cogí en el parque. ¡Fue emocionante! Míralas en este corto vídeo:

Después de construir tu mariquitario por la razón que querías (observarlas, usarlas contra el pulgón, hacer una actividad en familia…) tu objetivo final es liberarlas para que puedan seguir su vida en la naturaleza (sí, en la ciudad también hay naturaleza).

Si tienes pulgón, déjalas simplemente en tus plantas y podrás verlas unos cuantos días más hasta que decidan volar para marcharse, después de haberte hecho el «trabajo sucio». Sino, déjalas igualmente y espera a que sigan su camino.

Larva marieta menjant pugo
¡Yo tuve que liberar la larva porque terminaba con los pulgones del mariquitario en pocos minutos! Foto: Mireia Querol

¿Te atreves a construir tu propio mariquitario?

¿Has visto lo entretenida que he estado estos días con una cosa tan sencilla? Si te animas, puedes enviarme fotos de tu mariquitario y la liberación por email a [email protected] y si me das tu permiso, lo compartiré en redes sociales.

¡También estaré encantada de que escribas cualquier duda o tu experiencia con el mariquitario en los comentarios!

Foto de portada: Micael Widell

Deja una respuesta