En este momento estás viendo Estudiar Biología: por qué lo hice y cómo ha sido mi vida laboral

Estudiar Biología: por qué lo hice y cómo ha sido mi vida laboral

¿Qué quieres ser de mayor?

Creo que era una de las preguntas que más odiaba de mi infancia.

Odiaba sobremanera esa urgencia por hacerte crecer, por hacerte preocupar de cosas que aún faltaban años por llegar.

Hasta en los anuncios: la motivación principal para comer esos petit suisse que «alimentan como un bistec- a mi me daban dos», o esas galletas con dibujitos era «hacerte mayor» y «ser fuerte». (De la espantosa calidad nutricional de todo lo que se publicita como comida pediátrica ya hablamos otro día).

Hoy me salgo un poco del tono general del blog para contarte mi historia personal. Con consejos que quizá puedas aplicar. 

Te voy a contar por qué estudié biología, qué ha significado para mí estudiar biología y en definitiva, qué he hecho para llegar hasta aquí para vivir de ello.

Y si tenías o tienes la misma ansiedad que yo con la temida pregunta «Qué quieres ser de mayor», al final te dejo una TED Talk que te ayudará a quitártela.

Tabla de contenidos

Mis primeros años descubriendo el mundo

Nací en los años 80 en un pequeño pueblo rodeado de naturaleza, viendo los documentales de Félix Rodríguez de la Fuente y eso me hizo quererla y admirarla…

… No.

La verdad es que no vi nunca un capítulo de El Hombre y la Tierra nací y crecí en una ciudad bastante grande. Mucha gente, mucho ruido y mucho asfalto.

Intenta ver esto sin llorar de emoción

Quizá por eso disfrutaba al máximo de cada excursión al bosque, de cada hormiga que encontraba en el patio del cole, de cada pájaro que escuchaba entre los coches.

estudiar biologia
La cabra ha tirado al monte desde siempre

Los veranos en el pueblo

Envidio a las niñas y niños que se han criado con la naturaleza cerca. Eso te hace diferente, sin duda. Los meses de verano que pasaba en el pueblo de mi padre, en el que había un pequeño bosque donde podíamos ir libremente, era muy, muy feliz.

Pelando palos con una navaja.

Tirándonos por una cuesta de césped encima de un cartón (y pelándonos las rodillas).

Haciendo figuritas de arcilla gris cogida directamente de la montaña.

morella pueblo medieval más bonito
Sin tener en cuenta que es el pueblo más bonito del mundo

En fin, yo era la típica niña que siempre ha tenido, más que interés, una profunda conexión con la naturaleza, de manera innata. 

Y también gracias al amor que mis padres me inculcaron hacia otros seres vivos.

«No aplastes esta hormiga, ¿qué sentirías tú si te pisara un gigante?»

«No des una patada a este árbol, es como si a ti te dieran una patada en la espinilla».

Y gracias a los libros, libros, montañas de libros de naturaleza.

El primero que recuerdo que me flipó:

Mi primera visita al Museo de la Ciencia y al Museo de Ciencias Naturales

Otra experiencia que me marcó de pequeña fue ir al Museo de la Ciencia (hoy, CosmoCaixa) y al Museo de Ciencias Naturales.

Además de animales y plantas, en el mundo había un montón de fenómenos maravillosos y que además, tenían una explicación. 

No creo en nada después de la muerte, pero si hubiera algo me gustaría poder hacer dos cosas:

  1. Viajar al pasado para ver las formas de vida extintas.
  2. Conocer las respuestas a todas las preguntas para las que la ciencia no tiene aún explicación.
Y dar una vuelta con mis ancestras

¿Pero qué quieres ser de mayor?

No sabía que quería ser de mayor por mucho que me preguntasen y odiase esa pregunta.

Que un trabajo definiera tu «ser» me parecía muy fuerte. Hoy solo digo que soy bióloga. Para el resto de cosas, es «trabajo de».

Pero sí que tenía clarísimo qué elegiría entre ciencias puras, letras puras o letras mixtas. No sabía que haría ni qué estudiaría, pero tenía que estar relacionado con las ciencias. 

Qué hacer si no sabes qué asignaturas elegir en el instituto

También he llegado hasta aquí gracias a maestras y profesoras que transmitían el conocimiento científico con la misma pasión que yo lo recibía.

Roser, Lourdes, Montse, África, Teresa, Fina, Rosa Maria… gracias.

Aunque no se me dieran bien las mates en BUP, mi cerebro seguía haciendo click cada vez que resolvía un problema de mates, biología, física o química. Era como llegar la perfección después de desmenuzar los datos del enunciado.

v= 30 m/s. Click.

6,023 por diez elevado a la veintitrés. Click.

Si estás en el instituto y sientes que la ciencia en general y la biología en particular son para ti, no lo dudes y elige ciencias. Aunque alguna asignatura o profesor te eche para atrás.

Elijas el camino que elijas, siempre habrá algun profe o asignatura que no te guste, no te acabe de convencer o te cueste. Pero será igual de necesaria que las demás para avanzar.

Investiga qué asignaturas te ponderan más en la selectividad según la carrera que quieras hacer. O de qué asignaturas necesitarás una buena base si te decides por un ciclo de formación profesional.

Piensa bien tu estrategia y p’alante.

El agobio de tener que elegir carrera universitaria

Con 17 años ya no pude postergar más la decisión de qué quería estudiar. Demasiadas opciones que me gustaban ante mí.

Recuerdo el agobio las horas previas de echar la solicitud para entrar en la universidad:

¿Cómo voy a elegir con 17 años lo que haré el resto de mi vida? ¿Cómo sé que me quiero dedicar a eso?

Echando la vista atrás, veo el error de planteamiento que tiene esa pregunta. 

Muchas de las decisiones que he tomado que parecían inamovibles o que se iba a acabar el mundo si me equivocaba, no han resultado ser así. No suelen serlo.

Siempre puedes rectificar. 

Tienes derecho a equivocarte. 

Permítete cambiar de rumbo y no lo tomes como un fracaso, sino como un aprendizaje. Sé que suena a autoayuda barata, pero funciona cuando sales del modo me he equivocado-qué pérdida de tiempo-de-dinero-de energía-he fracasado.

Cómo saber qué carrera estudiar, o cómo lo supe yo

Giro de guión o plot twist que dicen ahora: 

Mi primera opción en mi solicitud universitaria no fue Biología.

Oh my Goddess.

Una serie de «contratiempos» que no tenía planeados (como si lo pudiera controlar todo) me llevaron a estudiar Biología, que ahora sé que es la decisión que tendría que haber tomado desde primer momento.

¿Qué quieren ser los niños a los que les gustan los animales? Exacto, veterinarios. Ésa era mi primera opción.

El primer paso: saber quién eres

Con 18 años aún no sabía quién era yo. Si tú tampoco lo sabes, es normal. Aunque tengas 40. Habitualmente vamos viviendo sin parar a escucharnos, las prisas del día a día, ya sabes.

Es necesario tener una hoja de ruta para no sentir que te dejas llevar (aunque en el fondo, quien toma las decisiones de lo que te pasa eres tú). 

Conócete a ti misme contra antes mejor, no solo a nivel laboral, y encontrar tu camino será más fácil.

Cómo quieres vivir tu vida, qué te gusta, qué no, qué se te da bien, cuáles son tus valores… párate unos días o semanas a pensarlo. Porque vivir alineado con lo que eres se traducirá en felicidad (o menos agobios).

Y no, Biología no es la carrera de los veterinarios frustrados, como he oído alguna vez. No hi ce veterinaria, pero me saqué el curso de Auxiliar de Veterinaria y trabajé con animales silvestres

Por qué estudié Biología a pesar de creer tenerlo todo en contra

Estos son los «contratiempos» de los que te he hablado antes:

  1. La nota más baja que saqué en selectividad fue en el examen de… Biología. Un 4.

2. Después de ser de notables y excelentes de toda la vida, en COU (el último curso de instituto por aquel entonces) empecé a suspender 3 y 4 asignaturas por trimestre. La depre de adolescencia y eso. Me bajó la media muchísimo y no me llegó la nota de corte para ninguna de las universidades de mi ciudad que ofertaban Biología.

Convertí esos fracasos en oportunidades. Supongo que aunque pensara que no sabía qué quería en la vida, en el fondo de mi ser sí lo sabía pero no me escuchaba.

Modifiqué la solicitud y añadí una universidad a 100 kms de casa para la que sí me llegaba la nota. Aunque lo último que me apetecía era salir del cascarón. 

Mi vida universitaria estudiando Biología

Con 18 recién cumplidos me fui a estudiar a otra ciudad sin conocer a nadie. Estaba cagada. Me acoplé a 3 chicas que vi por el bar de la facultad que habían venido en mi mismo tren:

«Soy de Barcelona, vosotras también? No conozco a nadie, ¿os importa si comemos juntas?»

Así de complicado y fácil a la vez.

Con esa primera frase conocí a una de mis mejores amigas.

A la semana buscamos piso, porque era imposible compaginar prácticas y clases con viajar 200 kms cada día.

Y seguí haciendo cursos para ampliar conocimientos y habilidades. Otra cosa que nunca debes dejar de hacer para adaptarte a un mundo laboral que cambia cada dos por tres. Lee este artículo para entender la importancia de las (meta)habilidades.

trabajo de campo
trabajo de campo

Poniendo trampas para hacer seguimiento de micromamíferos. Solo hace falta verme la cara.

Lo que había empezado como un mal trago, ha sido una de las mejores experiencias de mi vida. Esa independencia forzada me hizo crecer rápidamente como persona. 

Y haber tenido nota solo para esa universidad, hizo que pudiera estudiar en una facultad recién inaugurada y poco masificada. Tuve acceso a equipamientos y materiales nuevos y aulas modernas. 

El resto te lo puedes imaginar. ¿O creías que te iba a contar el livin’n la vida loca universitaria? Pues no.

Pero mola, mola mucho.

Madre mía el discurso de la rectora

Nada más empezar la carrera, la rectora, una señora que comparaba el ciclo celular con el de una lavadora, nos hizo una charla de presentación de la que solo recuerdo:

Habéis elegido una carrera de la que no hay trabajo, no tiene salidas laborales. Muchos terminan de profe.

Esa fatídica frase nos limitó mentalmente a muchos a la hora de movernos para buscar curro. Y lo de «muchos terminan de profe» fue en tono de desprecio como si fuera la salida para fracasados.

Yo no sabía de qué quería trabajar (otra vez la idea de que un solo empleo sería para PARA SIEMPRE). Sólo quería saber cómo funcionaba la vida. Si tenía que acabar trabajando de algo que no me gustaba, por lo menos habría estudiado algo que me gustaba.

Dos cosas tenía claras:

  1. La biología era demasiado amplia como para dedicar la vida a estudiar un solo tema (hacer un doctorado).
  2. No quería ser profesora (jajajajaja, me río, porque –spoiler– al final, he trabajado tres cursos de profesora).
Pero una profe con la bolsa más molona de todo el insti

¿Y estudiar un doctorado en Biología?

Mi creencia del punto 1 me cerró las puertas a hacer un doctorado y a hacer contactos dentro de la universidad que me hubieran podido encaminar para la vida laboral.

Pero, de nuevo: hacer un doctorado no significaba que TODA LA VIDA ya tuviera que dedicarme irremediablemente a eso. Hoy sé que igualmente un doctorado no es para mí, por muchas otras razones distintas a esta. (Puedes leer esta entrevista que le hice a una amiga sobre su experiencia con el doctorado.)

No esperes a terminar la carrera: haz contactos, participa en proyectos, habla con tus profes, infórmate todo lo que puedas sobre el mundo laboral del biólogo desde muy pronto. Ahora, con internet, es mucho más fácil.

¿Y estudiar un máster relacionado con la Biología o medio ambiente?

Presionada por el prejuicio “de la biología no se puede vivir si no eres profesora” y «tener una licenciatura no sirve de nada si no haces un posgrado o máster» quise probar suerte con un Máster sobre Estudios de Impacto Ambiental.

En ese momento todo lo ambiental estaba muy en auge (como ahora), aunque se alejaba un poco de lo que me gustaba. Parecía una salida razonable para encontrar un empleo con buen sueldo y para abrirme a otros campos de conocimiento.

De nuevo, no establecí contactos laborales y no hice prácticas en empresa porque en ese momento estaba trabajando. No llegué ni a saber si me hubiera gustado estar allí dentro (aunque si no quise ni probar, me imagino que no).

Si sientes que algo no te acaba de convencer, piénsalo muy bien. A veces sale bien (como yo de educadora ambiental) y otras veces no.  

Estudiar algo para acceder a trabajos que no te gusten, solo por tener un sueldo más elevado o contrato indefinido, creo que es un error.

trabajar de biologo biologia estudiar biología

¿Qué me aportó la carrera de Biología?

Además de lo que ya te he dicho a nivel personal, me abrió la mente: no sólo los animales son interesantes, sino que absolutamente TODA LA VIDA lo es.  

Plantas, hongos, bacterias, ecosistemas, genética… todo funciona de una manera fascinante y hermosa, e incluso las preguntas sin respuesta esconden cosas increíbles.

La Biología, como cualquier otra temática por la que sientas pasión, acaba siendo un estilo de vida, de ver el mundo, más que algo que estudias para tener luego un trabajo.

Pero no me extenderé aquí en mostrar mi amor por la Biología, tengo un blog entero en el que hago justamente eso.

chica abrazando arbol
¿Puede haber algo más tópico que abrazar a un árbol para demostrar que amas a la naturaleza? Non, je ne regrette rien

¿De qué trabajan las biólogas?

La rectora no tenía tampoco tanta razón, solo que no nos informaron (ni me informé lo suficiente) de tooodas las cosas de las que puede trabajar un biólogo o una bióloga. 

Y eso lo supe al encontrar Bioblogia.net, El Bichólogo y al hacer el curso Kickstarter de Conservation Careers (ay, si te hubiera conocido antes…).

¿Y de qué he trabajado relacionado con la Biología? 

De educadora ambiental y científica

Ya antes de terminar la carrera, el hecho de estar estudiando biología me permitió empezar a trabajar de educadora ambiental. Y me lo ha permitido después teniendo el título.

No es lo primero que tenía en mente hacer. 

¿Acaso tenía algo en mente? No, seguía postergando esa decisión. Todavía estaba estudiando y los mierdajobs que tenía en ciertos restaurantes de comida rápida ocupaban el resto de mi tiempo.

Pero de educadora descubrí la gran recompensa que tiene transmitir conocimientos. Y cómo se puede incentivar esa curiosidad y sorpresa que yo tenía de pequeña en otros pequeños. Y mayores.

Y cosas de la vida, terminé trabajando 11 años en ese Museo de la Ciencia que tanto me fascinó de pequeña, esta vez, desde el otro lado.

Qué años tan maravillosos.

Mantenimiento de especies en cautividad

Es cierto que para trabajar de cuidadora de fauna no necesitas ser bióloga, pero en mi caso me sirvió para acercarme a esta profesión.

Y recordar que no solo en zoológicos y acuarios hay animales en cautividad, si tienes sentimientos encontrados con estos centros.

Los centros de recuperación de fauna y refugios de fauna también necesitan personas con formación específica. Ya sean personas que han estudiado biología, veterinaria, auxiliar de veterinaria (como fue mi caso) o cursos relacionados con la fauna salvaje y cuidadores de zoos.

Pero no te voy a engañar: muchos de estos puestos son voluntariados o es muy complicado acceder a ellos. Por lo menos en España y según mi experiencia.

Autora de libros científicos

Siempre he tenido facilidad para escribir. Desde que empecé mi diario de adolescente y luego me metí en el mundo de los blogs, no he dejado de escribir. Y lo sigo haciendo y hasta ofrezco servicios de redacción.

Fui aprendiendo por mi cuenta esta habilidad y mejorándola.

Y pensé que podía unir mi necesidad de divulgar ciencia con la escritura: apliqué para una oferta de autora de libros de ciencia en una editorial y me cogieron. Tener el título de Biología fue un requisito indispensable, por supuesto. Y creo que tener un blog, para demostrar cómo escribía, también.

No salió bien: estar encerrada 8 horas en una oficina me marchitaba a pasos agigantados.

Profesora de Biología y Geología

Ay.

Ya te lo he adelantado antes. Yo siempre había creído que no quería trabajar profesora (por eso escogí el máster ambiental en lugar del de profesorado en su momento).  Pero terminé haciéndolo.  

La realidad es que la educación ambiental no suele tener buenas condiciones laborales. O al final necesitas más, a nivel realización personal.

Así que el paso lógico para seguir transmitiendo conocimientos y tener mejores condiciones laborales era trabajar de… exacto.

Después de 3 cursos de sustituciones, pandemia mediante, te pongo la frase que me hizo hacer click:

Y ya te digo que para muchos docentes, la salud mental en general y durante los cursos pandémicos en particular, brilla por su ausencia.

Crear mi propio proyecto

2022.

42 años.

Muchas experiencias laborales y personales a cuestas. 

2 años de una pandemia. Que invertí en muchas horas de formación, en inspirarme en otras personas emprendedoras y en parar. Parar a escucharme. 

Y recordar lo que me dijo mi psicóloga años atrás cuando le dije que no sabía de qué quería trabajar. Me dijo algo tan simple como: 

«Sí que lo sabes»

Pues cojo todo esto, lo meto en una coctelera y decido crear mi propio proyecto. 

Esta página de divulgación gratuita con sus servicios de pago. Un empleo que esté alineado con lo que quiero, lo que me gusta, y sobre todo, con lo que soy. 

Y eso no quita que pueda combinarlo con empleos por cuenta ajena de cosas que me apasionan, como de rehabilitadora de fauna silvestre.

Más cosas que puedes hacer como biólogo o bióloga

Si al final no te acaba de convencer la rama que estudiaste, o el trabajo/proyecto que iniciaste no puede o no quieres continuar…

Seguro que en la Biología encuentras otro campo que te interese o según el momento actual tenga más salidas laborales. Opciones, hay muchas:

Trabajar en el campo, en el laboratorio, en un entorno natural completamente desconocido, haciendo estudios de conservación, de fauna, de botánica, de investigación biomédica, restauración de paisajes, de docente formal o no formal, de genética, consultoría ambiental…

Deberás adquirir nuevas habilidades o aprovechar las que ya tienes. Quizá volver a estudiar para acceder a ciertos puestos de trabajo, no siempre es demasiado tarde para cambiar.

Puedes empezar leyendo esto: Qué hacer cuando no sabes qué hacer: Consejos para biólogos perdidos

Moraleja de esta historia (o más bien mi visión personal)

Antes no podría haber llegado donde estoy. A emprender y creer que saldrá bien. No tenía el nivel de conocimiento ni habilidades que tengo ahora.

No digo que tengas que esperar 40 años para emprender tu proyecto. Ni siquiera que tengas que emprender. 

Pero que cada decisión que tomes, o que la vida te obligue a tomar, puede llevarte a un destino maravilloso (aunque al principio creas que no y esta frase me haya quedado muy Mr. Wonderfulera). 

Y si ese camino no es como esperabas, toca reinventarse, coger otra bifurcación:

que camino elegir en biologia

Y si te angustia no tener una verdadera vocación: Mira esta charla TED de Emilie Wapnick y quizás veas la luz al final del túnel.

Gracias por llegar hasta aquí y espero que mi experiencia pueda servirte de algo.

Y tú,

¿En qué situación estás ahora? No sabes si estudiar Biología?¿Quieres dar un giro a tu vida profesional?

Cuéntamelo en los comentarios.

Si te ha gustado, tengo más.

Suscríbete y recibe gratis la guía 15 animales que viven contigo (y quizá no lo sabes).

Además, envío a tu correo los nuevos artículos, actualizaciones de la página y cosas interesantes sobre naturaleza y biología que no publico en ningún otro lugar.

 
 
Para suscribirte debes aceptar la Política de Privacidad

Investigar y escribir da mucha sed.

Si te gusta lo que has leído también puedes invitarme a una cerveza artesana (cortesía de Saccharomyces cerevisiae).

Mireia Querol

Soy una bióloga que ha hecho de la biología un estilo de vida. Como dijo Baba Dioum, Solo conservamos lo que amamos, amamos solo lo que entendemos y entendemos solo lo que conocemos. Y aquí estoy, intentando ayudarte a que conozcas la naturaleza para amarla y conservarla.
Suscríbete
Notificarme
guest
Información básica sobre tratamiento de datos: el responsable es Mireia Querol Rovira, con la finalidad de moderar y responder comentarios de usuarios. Puedes ejercer tus derechos de acceso, rectificación, supresión, oposición, portabilidad y limitación del tratamiento de tus datos enviando un correo a mireia@biologueando.com, acompañando copia de tu DNI u otro documento que acredite tu identidad, así como presentar una reclamación ante la autoridad de control.

15 Comentarios
El más antiguo
El más nuevo El más votado
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios
Samuel

Me ha encantado el artículo! Mi hijo tiene sólo 7 años, pero ya veo en él esa conexión con la naturaleza de la que hablas. Aún es muy pequeño pero creo que voy a guardar el artículo hasta que llegue el momento ☺️

Editado por última vez 6 meses atrás por Samuel
Alfonso

Hola Mireia! Gracias y enhorabuena por el blog, me alegra mucho haber llegado aquí!
Me he sentido muy identificado con algunas cosas como por ejemplo con el agobio de la pregunta «¿Que quieres ser de mayor?» Yo no lo he sabido hasta ahora con 33 años, de jovencito no estudié, comencé a trabajar en lo que me iba saliendo y siempre he tenido esa espinilla de elegir lo que quiero ser y prepararme para ello.
Soy una persona que le gusta aprender, he aprendido informática por mi cuenta, he cultivado plantas, me he interesado en la música y muchas cosas más. Actualmente me dedico a la carpintería pero detesto la tala de árboles :(, me gusta mucho la naturaleza, hacer excursiones y me considero buena persona, me gusta trabajar con las manos, aprender y explorar y hace poco se me encendió la bombilla de que quería ser biólogo y estudiar la vida, así porque si.
Me he apuntado a un curso de biología online, pienso presentarme a las pruebas de acceso para sacarme el grado de biología, hasta me he comprado un microscopio gracias a tu artículo porque me hace ilusión/curiosidad comenzar a observar.
Nose si algún día trabajaré de ello pero lo que si tengo claro es que voy a estudiar algo que quiero de verdad, que me hace ilusión, que me aportará mucho como persona y algo que va con mi personalidad.
Muchas gracias por tus artículos, lo haces muy bien y ánimas a gente como yo que anda perdida y seguramente a gente con más experiencia.
Por aquí me quedo.
Mil gracias, un fuerte abrazo.

Alfonso

Gracias Mireia. Perfecto, me vendría genial en un futuro, he ojeado el artículo de las 7 preparaciones y estoy deseando comenzar, estoy pendiente de conseguir los portaobjetos etc… Al final me decanté por el modelo Trino que recomiendas pensando en futuro. Muchas gracias, un saludo! 🙂

Alfonso

Sii, estaba de oferta! Como no tengo portaobjetos todavía, he mirado un spaguetti hasta x40 para probarlo Jajajaj. Gracias, un saludo!

Te recomiendo un estereomicroscopio (lupa binocular) para comenzar a observar insectos, plantas… y aunque ya tienes uno, considera la adquisición de un microscopio de expedición como el Bresser transportable y que incorpora observación en contraste de fase, genial para observar por ejemplo muestras de plancton.

Editado por última vez 5 meses atrás por Ricardo Martínez Ibáñez

A mi me inspiraron en la infancia salidas al campo y al mar, veraniegas, y sin duda personajes como Rodriguez de la Fuente y Luis Miravitlles, sin olvidar la lectura de Verne, en especial Veinte Mil Leguas de Viaje Submarino y Viaje al Centro de la Tierra. Y un gran profesor del que disfruté en bachillerato, que lamentablemente falleció hace poco, Jesús Merino. Mi carrera, con beca pues era muy humilde mi familia, fue una gran aventura, con veranos en Doñana con grandes biólogos como Carlos Herrera o Santiago Castroviejo en los que aprendía más que en la Facultad. Cuando Castroviejo presidió la Real Sociedad Española de Historia Natural, me honró pidiéndome ser vocal en su directiva. Gané oposiciones libres a profesor de CCNN tras una mili muy naturalista en las Islas Chafarinas. Y di clase 36 años… actualmente ejerzo de voluntario jubilado en el Museo Nacional de Ciencias Naturales, lo que es un gran honor…. Y he recorrido en expediciones el planeta del Ártico al Antártico, he buceado en todos los océanos del mundo y escalado volcanes, glaciares, atravesado desiertos. He sido y soy feliz con mi profesión de Profesor de Ciencias Naturales.

Loren

hola, yo actualmente estoy estudiando biología, me metí a esta carrera porque me gusta el tema de la botánica y la zoología, pero soy malísima para las matemáticas y la química, me están costando muchos esas materias, siento que nunca voy a poder aprobarlas, por eso no se si cambiarme de carrera, siento que la investigación y la ciencia no es lo mío, solo me gustaría trabajar en conservación o en un zoológico o viveros, pero no se que hacer